Adictas a la lectura

Agradecimiento

Agradecimiento:

A traves de este pequeno comunicado les damos las gracias a todos los diferentes blogs que gracias porque gracias a sus traducciones es posible que muchas adictas puedan tener sus adicciones en casa mas facil y rapido , tambien le queremos agradecer a los diferentes blog de los cuales se han descargado libros ya que también gracias a ellos podemos tener este lugar donde no solo las adictas tienen lo que quieren y necesitan sino también para compartir el amor por la lectura y volver a todas unas adictas gracias a todos los blog de traduccion y descarga por su gran trabajo y desempeño. gracias a todas las traductoras que se toman la molestia de invertir su tiempo para hacernos llegar llegar los libros en nuestro idioma gracias gracias gracias mil gracias a todas.
bessssosss y abrazosss.
Att: Las Adictas

martes, 21 de octubre de 2014

Perdida en el deseo/El deseo la perdió



Lise Morrison era una chica inocente y confiada hasta que su amor por el cantante Quinn Taylor destrozó sus ilusiones. Elizabeth Farnham era menos vulnerable. Fría y sofisticada, capaz de enfrentarse a cualquier cosa, excepto, quizá, a Quinn Taylor. Mientras luchaba contra la atracción surgida entre ellos, Elizabeth se dijo que lo único que sentía por un hombre así, era odio. Quinn le advirtió: "Aunque digas que me odias, ¡me deseas!" ¿Tendría razón?

lunes, 20 de octubre de 2014

El escándalo perfecto

Si había algo que Tristan Adam Hargrove, cuarto marqués de Moreland, había aprendido a evitar, era el escándalo. Porque el apuesto marqués no solo era un caballero honorable incapaz de seducir a una mujer en provecho propio. También era el autor de Cómo evitar un escándalo, el célebre libro rojo que se había extendido como un incendio entre la aristocracia londinense.


Cuando una belleza de negra melena llegó a su vecindario, Tristan comprendió que no debía sucumbir al deseo. Sabía muy poco de aquella mujer: solo que era de noble cuna, que se hallaba bajo la protección de la Corona y que era, por tanto, completamente inadecuada para las bajas pasiones a las que él se entregaba en secreto. Si no hubiera visto su vulnerable belleza una noche aciaga... Si sus labios no fueran tan arrebatadoramente rojos... Si no fuera ya demasiado tarde para salvarla a ella, y a sí mismo, de la pasión irrefrenable que estaba a punto de desatarse en nombre del amor... hubiera podido evitar el escándalo.

Érase una vez un escándalo

Estaba a punto de enamorarse del único hombre al que jamás amaría... por segunda vez.

Lady Victoria Jane Emerson dejó atrás su idea romántica y juvenil del amor cuando Jonathan la abandonó sin contemplaciones. Cuando le llegó el momento de elegir marido, se prometió a sí misma casarse con alguien que no pudiera romperle el corazón.


A su regreso a Inglaterra, tras saldar las deudas de su familia, Jonathan Pierce Thatcher, vizconde de Remington, descubrió que, casi milagrosamente, había sido elegido para competir por la mano de su amada Victoria. Convencer al amor de su vida de que volviera a creer en la magia del romanticismo y en las delicias del deseo era el mayor reto al que se había enfrentado nunca. Y no podía fracasar.

Preludio de un escándalo

La batalla entre la dama y el libertino estaba a punto de comenzar

Lady Justine estaba dispuesta a perder su buen nombre, su reputación y su lugar en la alta sociedad londinense, siempre ávida de rumores, por conseguir la excarcelación de su padre.


Pero cuando el legendario duque de Bradford respondió a su oferta con una proposición de matrimonio, la apuesta subió varios puntos. Porque aunque el seductor lord era famoso por sus conquistas, se mostraba indiferente tanto a su devoción como a sus encantos. Y Justine temería muy pronto haberse molestado para nada…

jueves, 16 de octubre de 2014

Un hijo desconocido

Cuando Liam le dijo que quería volver a formar parte de su vida, el primer impulso de Laura fue rechazarlo. No era que no lo encontrara atractivo: incluso después de ocho años la mirada del interesante novelista hacía que le temblaran las piernas, pero desde su marcha, Laura se había casado, había tenido un hijo y se había quedado viuda. Todo aquello la había vuelto más sabia y estaba más centrada en la vida que compartía con su pequeño.

Lo que más la inquietaba era que, si Liam no se hubiera marchado hacía tantos años, se habría enterado de algo que ahora Laura se veía obligada a contarle… que él también tenía un hijo…

martes, 14 de octubre de 2014

Los dos juntos

¿Conduciría el destino a un amor inesperado?
Sam Hunter sólo pretendía ayudar a su hermano a cumplir su sueño de tener un hijo, pero, debido a un error en la clínica de inseminación artificial, ¡una completa desconocida, Emelia East Wood, se había quedado embarazada de él!

Para la viuda Emelia East Wood, aquel hijo iba a ser el legado final de su marido. Pero el error cometido en el hospital había vuelto su mundo del revés. Sam empezaba a sentirse intensamente protector de su familia accidental, y pronto descubriría que sentía por Emelia algo más que protección.

Encuentra lo que buscas

Cargando...

Entradas populares